Marco regulatorio

legi foto

legi logo

A nivel mundial existen cientos de alimentos que contienen alérgenos capaces de causar una reacción de hipersensibilidad inmediata, pero son sólo ocho los responsables de más del 90% de los casos que ocurren en todo el mundo. Éstos se conocen con el nombre de “Los grandes ocho” y son: leche de vaca, huevo, pescado, crustáceos, maní, soja, frutos secos, trigo y todos los derivados de estos alimentos que conserven las proteínas alergénicas. En muchos casos, su ingestión suele ocasionar reacciones severas o anafilaxias.

El único tratamiento de los síntomas para una reacción de hipersensibilidad inmediata es el suministro de antihistamínicos, mientras que el único método preventivo es la exclusión del alimento específico. Es por esto que la declaración en los rótulos de los alimentos de los alérgenos presentes en él es de importancia crítica para las personas alérgicas, ya que el hecho de que un alimento contenga un ingrediente alergénico y éste no esté declarado, puede llegar a causarles reacciones adversas incluyendo anafilaxia.

Dentro de este contexto, en el año 1999 el Comité del Codex sobre Etiquetado de Alimentos enmendó el Codex Stan 1-1985 “Norma General para el Etiquetado de los Alimentos Preenvasados”, para contemplar la declaración en el rótulo la presencia de los principales alérgenos, presentes ya sea como ingredientes, ingredientes de ingredientes, aditivos o coadyuvantes.

En la actualidad muchos países en el mundo cuentan con regulaciones para la declaración obligatoria en los rótulos de los alimentos, de los alérgenos presentes en los mismos.

En nuestro país se publicó en el mes de septiembre la Resolución Conjunta 11-E/2017 mediante la cual “los alérgenos y sustancias capaces de producir reacciones adversas en individuos susceptibles deberán ser declarados a continuación de la lista de ingredientes del rótulo, siempre que ellos o sus derivados estén presentes en los productos alimenticios envasados listos para ofrecerlos a los consumidores, ya sean añadidos como ingredientes o como parte de otros ingredientes”. Los alérgenos a declarar son “Los grandes ocho” y también los sulfitos en concentraciones mayores a 10 ppm. La industria tiene un plazo de un año para adecuarse a esta nueva reglamentación.